plagas en plantas

Control de plagas en plantas

Antiguamente se consideraba «plaga» como tal a cualquier animal que pudiera hacer algún daño en la misma, por lo general en los cultivos. Ahora se sitúa al mismo nivel que una enfermedad.

Se entiende cómo plaga una situación en la que un animal puede producir daños de índole económica.

Una enfermedad no es un virus o bacteria, si no la situación en la que un organismo vivo ocasiona alteraciones en otro, produciendo síntomas determinados que pueden acarrear en daños económicos.

Gracias a este innovador concepto se puede separar el concepto de plaga del animal que lo produce, por lo que las clasificaciones de especies buenas y malas han quedado ya algo ambiguas. En lugar de ello, se debe de explicar porque una especie puede ser beneficiosa en un determinado lugar, así como perjudicial en otro.

PLAGAS MÁS COMUNES

Pulgón: son insectos que tienen el aspecto de granos de arroz. Los hay negros, amarillos, verdes o blancos, diferentes especies.

Se alimentan de los jugos de las plantas. Clavan un pico chupador y absorben la savia de hojas, brotes, tallos y capullos florales de casi cualquier planta.

Cochinillas: son insectos que poseen una especie de coraza o costra que los protege de los insecticidas. Hay muchas especies, tipo caspilla o bolitas de algodón.

Se alimentan de los jugos de las plantas.

Aparecen en las hojas y en los tallos e incluso raíces, por ejemplo, de cactus.

Araña roja: son ácaros difíciles de ver a simple vista, con una lupa sí.

Atacan sobre todo las hojas, deformándolas o produciendo agallas o decoloraciones.

Aparecen con la sequedad, típica plaga de verano. Si se aumenta la humedad se desalientan, el agua les perjudica.

Existen acaricidas para su control.

Plagas del tomate

  • Araña roja.
  • Heliothis.
  • Mosca blanca.
  • Minador.
  • Polilla del tomate.
  • Trips.

Araña roja: Son adultos de tamaño pequeño, de tonalidades que fluctúan de amarillo a verde, o amarillo a rojo. La araña roja succiona el material vegetal  absorbiendo los jugos celulares como parte de su alimentación. El tejido afectado se tiñe de un color amarillento que se necrosa con el tiempo. En plagas avanzadas se genera alrededor de toda la planta una tela de araña característica.

Heliothis: Es una oruga de color verdoso y cuerpo cilíndrico, con un tamaño que oscila entre los 3 y los 5 cm.  El daño en la planta de tomate se origina por mordeduras de la larva, en las hojas o bien en los frutos en estado de formación, dejando concavidades, generalmente cerca del pedúnculo.

Mosca blanca: La hembra de la mosca blanca deposita sus huevos en el envés de las hojas del pimiento. Aparecen unas esferas apreciables a la vista de color blanco. Para su alimentación, succiona la planta, debilitándola  y provocando con el tiempo marchitamiento general.

Minador: Las galerías que forma esta plaga se distinguen a simple vista en el haz de la hoja. El adulto tiene un tamaño de  2 mm, de color negro y amarillo y lleva alas de color claro. Los daños que se producen sobre la planta de tomate se originan al picar el adulto sobre la hoja para depositar los huevos o para alimentarse. Las galerías que se forman se necrosan con el tiempo, debilitando la planta.

Polilla del tomate: Este lepidóptero tiene una gran capacidad reproductiva, produciendo entre 40 – 50 huevos durante su ciclo vital, sin presentar parada invernal. El daño que se produce en la planta de tomate se origina cuando las larvas penetran en hojas, tallos o frutos para alimentarse, originando galerías que necrosan con el tiempo.

Trips: Los trips son insectos alargados que miden alrededor de 1- 2 mm (son observables a la vista y reconocibles con lupa) y presentan coloración marrón. Estos insectos succionan el material vegetal de la planta de tomate. La zona donde se ha succionado presenta una coloración plateada y con el tiempo necrosa.

Plagas del limonero

  • Minador del limonero.
  • Pulgones.
  • Cochinilla algodonosa.
  • Araña roja.

Minador del limonero: Se trata de un insecto minador que excava en el interior de las hojas, alimentándose de ellas. Su daño se concentra en las hojas jóvenes, y puede reconocerse porque las hojas atacadas empiezan a mostrar manchas amarillentas o marrones y las hojas empiezan a enrollarse y replegarse sobre sí mismas hasta acabar por caer.

Pulgones: Los pulgones son insectos de color verde y de tamaño muy pequeño, inferiores a los 5 mm. Estos tienden a asentarse en las yemas y los capullos florales de la planta, alimentándose de ellos. De esta forma, el árbol ve reducida su capacidad de desarrollar nuevas hojas y sus frutos aparecen con deformaciones que los hacen no aptos para su consumo o comercialización.

Cochinilla algodonosa: La cochinilla en el limonero acostumbra a verse durante el verano, cuando las temperaturas son altas y la humedad muy baja. Estos insectos, que están cubiertos de secreciones cerosas blanquecinas, se colocan en los tallos y el envés de las hojas, escondiéndose en grupos. Es importante localizarlos cuanto antes para poder tratarlos fácilmente antes de que estén demasiado extendidos.

Plagas rosales

  • OIDIO.
  • ROYA.
  • MÍLDIU.
  • Mancha negra.

Oidio: Este hongo cubre con un fino polvo blanco hojas y flores. Ataca sobre todo en primavera y otoño a los rosales que crecen en terreno seco. Las altas temperaturas detienen su desarrollo.

Roya: Produce manchas amarillentas en el haz y abultamientos con esporas en el envés de las hojas de la zona más baja de la planta, especialmente. Este hongo provoca la caída de las hojas afectadas y un debilitamiento general del rosal. Favorecen su aparición las temperaturas suaves (en torno a los 20º) y la humedad constante.

Míldiu: Se presenta en las hojas, capullos y flores y provoca un fuerte debilitamiento de la planta e importantes pérdidas foliares. Se reconoce por la aparición de manchas entre púrpuras y blancuzcas que van oscureciéndose hasta la caída total de la hoja. Se desarrolla en condiciones de mucha humedad, poco viento y temperaturas medias.

Mancha negra: Aparecen en las hojas manchas oscuras que se van haciendo más grandes. La hoja va amarilleando hasta que cae. Este hongo ataca sobre todo la parte baja de la planta (hojas adultas) y puede defoliar toda esta zona. Favorecen su crecimiento las temperaturas suaves y la humedad ambiental.

Plagas aguacatero

  • Trips.
  • Araña roja.
  • Barrenador pequeño del hueso.
  • Barrenador de ramas.
  • Agallador del aguacatero.
  • Escama.

Barrenador pequeño del hueso: La larva de este insecto se introduce en el fruto cuando está en su primera etapa perforando la pulpa y se va alimentando de la semilla (hueso) por esta razón nos puede llegar a afectar en la producción de fruta hasta en un 80%. 

Barrenador de ramas: La larva se alimenta de la madera de las ramas más jóvenes, de ahí parten las galerías en un desplazamiento paralelo a los tejidos y barrenando hasta el inicio de la pupación.

Agallador del aguacatero: La ninfa es de color amarillo pálido. Para alimentarse se fijan en el haz de las hojas tiernas. Esto ocasiona una debilidad general de la hoja ya que en cada una de ellas suelen fijarse cientos de ninfas afectando directamente el área fotosintética.

Escama: Coccus viridis (Green) (Hemiptera: Coccidae) Se alimenta de hojas, tallos y frutos. Cuando se presenta una gran cantidad de escamas, se observa fácilmente un líquido pegajoso secretado por ellas que atrae hormigas y sobre el cual crece el hongo Capnodium sp., causante de la fumagina  (Bernal y Díaz, 2005). En altas densidades pueden causar la defoliación.