huerto en casa

Cómo hacer un huerto en casa

Huerto en casa

En tiempos de confinamiento, una buena alternativa es montar una huerta en casa.

Si siempre quisiste sembrar verduras en casa puede que hoy sea el momento de arrancar.

Aquí te vamos a mostrar cómo hacer un huerto en casa paso a paso, qué plantas para huerto podrás sembrar, los tipos de huertos urbanos que hay o ideas de huertos para departamentos o lugares pequeños.

Recuerda que debes intentar no comprar nada que no sea imprescindible: si te detienes a pensar descubrirás que en tu casa hay un montón de cosas a las que puedes darle un nuevo uso.

Sí, te animamos a que construyas este huerto en casa con materiales reciclados.

Aclarado esto, tienes que definir si vas a instalar un huerto horizontal o vertical.

  • Huerta vertical: una gran opción cuando no se cuenta con terreno para cultivar. Además ahorramos agua y pueden ser muy decorativos en una pared. Que este tipo de huerto esté relacionado con lo urbano o lo casero no implica que haya restricciones a la hora de sembrar cultivos: puedes cultivar plantas de todo tipo.
  • Huerta horizontal: la realidad es que los huertos horizontales son más difíciles de tener en una casa o en el balcón de tu departamento. No obstante, para hacerlo en tu hogar debes tener macetas colocadas una al lado de otra, como si se tratara de plantas ornamentales o flores.

Paso a paso, cómo hacer un huerto en tu casa

Lo primero que debes saber es que tus cultivos en casa necesitarán una buena cantidad de luz solar.

Clave. Este primer paso no requiere inversión económica, pero sí que te tomes tiempo para saber las zonas de sol y sombra de tu jardín, balcón o patio.

Ten en cuenta la sombra que pueden generar otros edificios, árboles, etc. y también ten en cuenta que hay cultivos que demandan muchas horas de luz solar.

No gastes fortunas. En las cajas de madera (las de la verdulería, por ejemplo) o lo que hayas elegido como maceta montas una base de piedras que permita el drenaje y encima echar un sustrato de semillero.

Calma. El sustrato es un producto económico; te recomendamos que lo compres en una tienda especializada para huertos.

Si comienzas con un buen sustrato no necesitarás abono ni fertilizante hasta después de 8 semanas; pasado ese tiempo puedes añadir humus de lombriz o compost.

El origen de todo. Colocamos las semillas elegidas sobre el sustrato. No te preocupes, en los paquetes se suele indicar la cantidad de semillas a echar, la distancia entre ellas y los detalles que necesitas saber.

Encima de las semillas ponemos un poco más de sustrato y hacemos algo de presión sobre la tierra. Deja de un margen de entre 3 y 5 cm para regar sin problemas.

Con los primeros brotes puedes cortarlos sin llegar a la base para que puedan seguir brotando.

Ojo. El riego debe ser de a poco, para que el agua se filtre bien por toda la tierra. Si echas el agua de golpe puedes generar grietas que hacen que el agua fluya ta rápido que las raíces no podrán absorberla.

El huerto familiar

Lo más importante: montar tu huerto en casa no requiere una gran inversión. Según la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (la FAO), en un solo metro cuadrado de cultivo puedes llegar a producir 30 kg de comida al año.

Estudios de la FAO revelaron que un microhuerto de un metro cuadrado puede producir:

  • 200 tomates (30 kg) al año.
  • 36 piezas de lechuga cada 60 días.
  • 10 coles cada 90 días.
  • 100 cebollas cada 120 días.

Es la misma FAO que impulsa los microhuertos, un huerto familiar, un huerto en casa.

Los huertos caseros permiten la producción de alimentos donde no hay tierras ni espacio. Te reiteramos, un microhuerto de 1 m2 puede producir hasta 30 kg de alimentos y consumos unos 1000 litros de agua, es decir que la demanda de agua es escasa; hablamos de menos de 3 litros de agua diarios.

No debes temer a las plagas. Son muchas las plantas que repelen naturalmente a los insectos: albahaca, perejil o menta, solo por nombrar a algunas.

Estudios oficiales revelaron que en Senegal un 35% de los productos se destinaron al consumo de la familia, mientras que el resto se vende.

5 CONSEJOS PARA TU HUERTO CASERO

Por último y a modo de síntesis te dejamos 5 consejos para tener tu propio huerto en casa y no morir en el intento.

  • No queremos ponernos espirituales, pero ¡buscá la luz! Perdón la insistencia, pero es el factor más importante del asunto.
  • Riega poquito, pero a menudo.
  • La base de todo es un suelo sano. Escoge un buen sustrato.
  • Empieza con cultivos fáciles, que te gusten: te resultará mucho más gratificante.
  • El recipiente no debes comprarlo en ningún lugar, puedes crearl a partir de algo que ya no usas en tu casa, pero recuerda que debe tener drenaje y el tamaño adecuado.